LA TERAPIA DE FAMILIA
TERAPIA FAMILIA

LA TERAPIA DE FAMILIA

La terapia de familia es un escenario de aprendizaje.

Y así deberíamos verlo, para entender por qué cuesta a veces tanto resolver sus conflictos.

Desde Abel y Caín, hasta nuestros días, la familia ha sido foco de dificultades y momentos de superación .

No es de extrañar, que ya en todos los libros sagrados, haya habido tantos problemas entre padres e hijos, hermanos y parientes en general.

QUÉ LE PIDO YO A MI FAMILIA..?

Existen muchos factores que aconsejan la terapia de familia.

Necesitamos ver a nuestros padres como figuras válidas y dignas de admiración.

Tener un rol desde donde sentirnos útiles y válidos en casa.

Que se escuche nuestra opinión.  Sentir una aprobación incondicional.

Que nuestra casa sea un lugar de protección y seguridad.

Una familia con problemas de comunicación es una señal de peligro para nuestra futuras relaciones sociales .

La familia es el primer grupo natural que tengo en mi vida y el campo de experimentación para futuras situaciones de grupo.

Es en la familia donde yo aprendo el valor que se me da. Lo que se me escucha. Mi sensación de utilidad y cuánto me puedo quejar y cuánto esta queja, me puede ser útil o no.

CUÁNDO EMPEZAR LA TERAPIA…?

Cuando el problema persiste y sigue ahí a pesar de los intentos de mejora, es necesario intervenir.

Es el momento de saber pedir ayuda a un profesional e ir a terapia de familia.

El psicólogo va a saber repartir las responsabilidades de manera más equilibrada. Va a ayudar a cada miembro a expresar su necesidad. Enfrentar o asumir su problemática personal. Y va a saber conciliar posturas.

Es necesario crear un ambiente de diálogo en casa. Saber respetar cómo se siente cada uno. Evitar posturas innegociables. Ir más allá del problema en cuestión, para ver con qué parte de mí o de mis recuerdos me está poniendo este asunto en contacto.

En la terapia de familia es importante separar el problema, de cómo me afecta a mí en particular y cómo me siento ante ello.

Es posible estar bien en familia. No podemos dejar el problema así. Sin solucionar.

Es saber cómo es cada uno y aceptar la pluralidad. Crear un clima de confianza y respeto. Expresar sin reprochar. Participar sin hacer de ello un campo de batalla. Escuchar sin necesidad de de convencer. Saber tener autoridad.

La terapia de familia busca todo esto y ayuda a resolver soluciones que parecen imposibles e inamovibles.

 

 

Deja un comentario